Ciudadanos exigen al Estado que culmine el Cuarto Eje Vial

Invierno afecta la conectividad entre Chinchipe y Palanda. Proyecto, pendiente desde hace más de 20 años.

Los constantes problemas que se presentan en el Cuarto Eje Vial se han convertido en un suplicio para los habitantes de los cantones Chinchipe y Palanda. Los constantes deslizamientos, el mal estado de la vía, y el descuido que las autoridades tienen con esta carretera, han significado que estos cantones se mantengan en un retraso permanente, pese a ser estos sectores cuna del mejor cacao y café de la provincia.

En un recorrido por esta carretera, se evidenció que existen más de 70 deslizamientos en el tramo Vilcabamba hasta Bellavista, que tiene 101 kilómetros. Además se vio que existen puentes en pésimas condiciones y hay sectores que las quebradas atraviesan la vía, lo que pone en grave riesgo a los transportistas de la zona.

En esta última temporada invernal han sido muchas las afectaciones, entre ellas dos familias perdieron su hogar debido a los deslizamientos, en el barrio Canadá, perteneciente al cantón Palanda. Gloria Vélez cuenta que un derrumbe se llevó toda su casa y que lo ha perdido todo; agrega que tiene ocho hijos y uno con discapacidad. “Solicito ayuda a las autoridades para que me ayuden, no tengo dónde vivir, ya estoy de avanzada edad y no puedo trabajar como antes para poder construir un hogar para mi familia”, expresa la afectada.

Jorge Ordóñez, transportista, explica que el mal estado de esta vía perjudica sus carros. “Nuestros vehículos se dañan con esta vía, tenemos pérdidas al venir a este sector, además perdemos tiempo por los constantes derrumbes”, puntualiza.

Patricia Uchuari, moradora del cantón Chinchipe, lamenta que las autoridades nacionales han olvidado esta importante obra. Explica que es un sueño contar con esta vía en buenas condiciones. “Nosotros queremos esta vía para poder mejorar el desarrollo de nuestras comunidades… La falta de accesibilidad ha afectado a la producción, al comercio y turismo de los cantones, pedimos que se culmine esta obra que ya llevamos 20 años esperándola”, indica.

La construcción de esta vía fue un compromiso que lo adquirió el Estado ecuatoriano durante la firma de la paz el 26 de octubre de 1998. Este proyecto se encuentra en total abandono desde hace unos cinco años, tiempo en el cual la transitabilidad de la vía ha ido empeorando. Se estima que en este proyecto, el Estado ecuatoriano ha invertido más de 120 millones de dólares y según un informe de Contraloría existe un sobre precio de más de 120%. (AOC)

EL DATO

La obra lleva paralizada más de cinco años.