Kuczynski, otro expresidente peruano detenido en investigaciones a Odebrecht

Las fotos del expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (PPK) saludando a la prensa, antes de subir a la patrulla que lo esperaba afuera de su casa en Lima, dieron la vuelta al mundo rápidamente y confirmaron su detención. Así, la orden judicial preliminar por diez días para PPK volvió a poner en el foco internacional a Perú, con otro expresidente detenido para investigaciones relacionadas con la corrupción de la empresa brasileña Odebrecht.

La jornada de ayer, empezó desde temprano para Kuczynski, de 80 años. Primero lo llevaron a la sede de Medicina Legal y luego a la oficina de la Prefectura de la Policía en Lima. En ese trasladado, el líder político que renunció a la presidencia en 2018, publicó en su cuenta de Twitter: “Es una arbitrariedad. He colaborado absolutamente con todas las investigaciones y asistido puntualmente a todas las citaciones”.
Proceso
La defensa de Kuczynski anunció que apelará la medida porque el exmandatario siempre ha colaborado con las investigaciones de la Fiscalía.

EL DATO
La justicia también investiga al expresidente peruano Alejandro Toledo, relacionado con Odebrecht.
De acuerdo a la resolución, el juez Jorge Luis Chávez señaló que el Ministerio Público asoció el “blanqueo de capital” del expresidente con “su intervención en presuntos actos de corrupción” vinculados a dos proyectos concesionados a Odebrecht.

Los proyectos son la Carretera Interoceánica tramos 2 y 3, y el proyecto de irrigación e hidroenergético Olmos, adjudicados en el Gobierno de Toledo, prófugo de la justicia por un millonario soborno entregado por Odebrecht y con pedido de detención. Además, se pidió el allanamiento e incautación en los inmuebles de Kuczynski y dos de sus funcionarios para detectar documentos relevantes.
Reacciones
Mientras PPK era trasladado, congresistas peruanos de diversos partidos políticos criticaron la orden de detención. El legislador Gilbert Violeta, del partido de Kuczynski, dijo que el exmandatario “está seriamente afectado emocionalmente”.

El legislador del partido Aprista, del expresidente Alan García, Javier Velásquez Quesquén, calificó de “exagerada y muy extraña” la orden de detención.