La madrugada de ayer en el barrio Clodoveo Jaramillo Alvarado la Policía se topa con un muerto

La madrugada de ayer fue el testigo mudo del hecho de sangre que investiga la Policía.

Sobre la vereda de la calle Montevideo, de barrio Clodoveo Jaramillo Alvarado, ubicado al noroccidente de la localidad, se observaba, ayer, una gran mancha de sangre que brotó del pecho de quien en vida se llamó Édison C. S., de 20 años de edad.

A la Policía que patrullaba por el sector, la madrugada de ayer, le llamó la atención la persona que yacía sobre esa calzada, a unos tres metros de distancia de la calle Asunción con la cual forman esa esquina.

Cortes en el pecho

Se creyó que se trataba de un beodo a quien la borrachera lo venció y se quedó dormido en ese lugar. Pero, ellos se equivocaron y cuando se acercaron constataron que el ciudadano no tenía signos vitales.

Los cortes en el lado derecho del pecho del ciudadano fueron los que le cegaron la vida. Se pensó que él habría sido víctima de un asalto, pero la billetera, el teléfono celular y hasta dinero estaban con él.

Tras el asesino

Al lugar llegó un familiar del occiso y dijo a la Policía y Fiscalía, que acudieron al lugar para recoger indicios, que al fallecido lo vio por última vez la tarde del miércoles.

Inmediatamente la Policía activó el operativo para dar con el presunto asesino de Édison C. S., pero hasta el cierre de esta edición (18:00) no se conocía si él o ellos habrían sido localizados y capturados.

TOME NOTA

El fallecido en 2016 se involucró en un delito de daño a bien ajeno por el cual fue juzgado; y recientemente por robo. Él vivía por el sector.