Técnicos de Graiman analizan baldosas de la regeneración urbana

La máquina  Dcof mide el nivel de rugosidad en las baldosas de distintos colores.

Dcof es la máquina con la que, en la tarde de antes de ayer, técnicos de Graiman midieron el nivel de rugosidad en las baldosas de distintos colores. Según dijeron cumplen con los estándares internacionales.

Cristian Picón Quishpe, jefe de Asistencia Técnica de Graiman, afirmó que los invitaron para hacer el ensayo del coeficiente de fricción dinámica.

“Lo hicimos de acuerdo a los que nos pide la normativa norteamericana Ansi 107.1, en la que nos da como especificación que el valor mayor o igual a 0.42 puede ingresar al mercado ya que tiene una medida de seguridad para los usuarios en cuanto a los revestimientos cerámicos”, expone.

De acuerdo a los resultados que obtuvieron 0.48 en la baldosa de color azul, 0.51 la terracota y la amarillenta 0.54, “cumple el rango mínimo que nos pide la normativa como medida de seguridad”, recalca.

Alega que el método de ensayo, tiene ciertas condiciones que no es infalible las condicionantes para el tema de deslizamiento, sin embargo, dice que el valor de la fricción es dinámico y que han cumplido.

Pedido

Picón afirma que todos los productos que comercializan son de acuerdo a los requisitos del cliente, “como Graiman nos solicitaron los colores y el tipo de baldosas que querían, ofertamos a las condiciones del coeficiente de fricción y aprobamos la licitación, por lo que el producto es certificado”, insiste.

A su criterio, las personas pueden resbalarse por el tipo de zapatos que utilicen. Cuando llueve, dice que el agua se retiene en la superficie ya que está a nivel, lo que no le permite se deslice a los extremos y evitar el excedente. (DVL)

EL DATO

Las baldosas son de porcelanato técnico, es decir, de una masa coloreada que fue utilizada en el Malecón 2000 en Guayaquil.